Seleccionar página

Obtener un visado para trabajar en Estados Unidos es un proceso complejo que require de muchos trámites burocráticos y, en ocasiones, resulta muy tedioso encontrar la información apropiada para el visado.

¿Cuál es la legislación principal en cuánto a procedimientos de inmigración en EEUU?

La legislación que afecta a la inmigración y a la nacionalidad es la INA (por sus siglas en inglés, Immigration and Nationality Act) vigente desde 1952, que ha sido la encargada de ir dando forma a la estructura legal migratoria del país, habiendo introducido el Congreso bastantes enmiendas en base las leyes públicas que han ido siendo aprobadas.

Es una ley que está dividida en 4 títulos:

Título I: Provisiones generales

Título II: Inmigración

Título III. Nacionalidad y Naturalización

Título IV: Asistencia a Refugiados

¿Qué es una ley pública?

Para entender cómo funciona el sistema norteamericano en este aspecto, es importante comprender que, una ley pública es una ley aplicable de manera general a todo el país, por lo que, en el caso de que se requiera realizar modificaciones, el modus operandi es agregando o cambiando expresiones de una sección. (por norma general, no se suele reescribir la ley, ni tampoco las secciones)

Estas modificaciones se reflejan por temas en el Código de Estados Unidos, aunque, en algunos casos no aparecen, por lo que es necesario recurrir directamente a las propias leyes públicas.

Así bien, ¿qué pasa a la INA si se promulgan leyes públicas que afecten al sector migratorio ?

  1. Que el Congreso enmiende o añada algunas secciones
  2. Que se publiquen nuevas leyes de inmigración independientes a la INA y que no le afecte en absoluto

Tanto la INA como la mayor parte de las leyes de inmigración se pueden encontrar en el Código de Estados Unidos, concretamente en el Título 8.

A raíz de la INA, se han elaborado las FAM, (Foreing Affair Manual), nuestro manual primordial en legislación y procedimientos relativos a la inmigración de EEUU desde el punto de vista del Departamento de Estado, lo que conocemos como el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, es decir procedimientos que necesitan ser presentados ante la Embajada.

Visados de Inmigrantes y No inmigrantes

Una vez hemos asentado ligeramente de dónde partimos, es importante conocer la distinción entre los visados incluidos en la categoría de inmigrante y en la de no inmigrantes.

Lo que determina que el visado esté englobado en una categoría u otra, lo establece el propósito del viaje.

Una visa de Inmigrante será concedida para una persona que quiera vivir permanentemente en EEUU ( se conoce también como IV, en inglés, Immigrant Visa), la Green Card.

Por otro lado, una visa de No Inmigrante ( NIV, en Inglés por Non Immigrant Visa) será solicitada por aquellos ciudadanos residentes fuera de territorio norteamericano, pero que, por algún motivo, turismo, negocios, trabajo, estudios…, necesita residir de manera temporal en EEUU. Algunos de estos ejemplos son los visados tipo B, L, E, H1B…

Si tienes alguna duda acerca de cuál es tu visado en función de tu situación, ponte en contacto con nosotros para poder despejar tus dudas.

 

Si necesitas más información acerca de cualquier trámite migratorio, qué visado te corresponde o cuál puede ser tu mejor opción, en Visados Empresas estaremos encantados de ayudarte con la gestión.

Para cualquier consulta adicional sobre visados, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en nuestro teléfono 91 847 87 30 o por mail a consultas@visadosempresas.com

 

PUEDE QUE TAMBIÉN LE INTERESE…

Estados Unidos. Ampliando horizontes

Pérdidas y robos. Pasaporte, visas y registros de llegada/salida. Formulario I-94

¿Qué es el I-94 y cómo se relaciona con la validez de mi visado?

RECUERDE:

  • En VISADOS EMPRESAS somos EXPERTOS en la gestión de visados.

  • Desarrollar actividades laborales sin tener el preceptivo visado está perseguido por la legislación  y puede generar graves perjuicios a la compañía local.

  • Gestionar un visado sin tener los conocimientos adecuados puede acarrear retrasos inesperados, problemas a la entrada e incluso la pérdida del importe de las tasas.